‘What to remember in a firefight’, por Hoot, Delta Force.

Tras la buena acogida de las traducciones de los artículos BCM Gunfighter, hoy os traemos esta traducción de una entrevista realizada a un operador mítico de la Delta Force: Norm “Hoot” Hooten por Task & Purpose.

Si hay una cosa que recordar en un combate es esta: Hagas lo que hagas, no entres en pánico.

Norm Hooten lo sabe mejor que la mayoría.

Hace casi 27 años, Hooten y otros operadores Delta Force, así como como Rangers del U.S. Army *, peleaban por la supervivencia durante la Batalla de Mogadiscio en Somalia. Aisladas, superadas en número y rodeadas, la situación podía parecer desesperada para las tropas americanas sobre el terreno.

*Nota del traductor: Se suele obviar la participación Navy SEAL. Concretamente había 4 francotiradores del DevGru.

“Nunca es tan bueno como parece y nunca es tan malo como parece, no pierdas la cabeza y siempre habrá una salida” decía Hooten, quien fue interpretado por el actor Eric Bana en Black Hawk Down, la película de drama bélico de Ridley Scott sobre la batalla que se estrenaba en 2001.

“Eso es lo más importante: No pierdas la cabeza, no entres en pánico. Nunca, es lo peor que puedes hacer.”

En el verano de 1993, un contingente de Rangers del U.S. Army y soldados Delta Force eran enviados a Mogadiscio como parte de una Task Force para capturar o eliminar a Mohamed Farrah Aidi, un señor de la guerra somalí responsable de numerosas muertes civiles y violaciones de los derechos humanos.

El 3 de octubre de ese año, la task force tuvo su oportunidad de propinar un golpe decisivo. Aunque se creía que Aidid estaba fuera del país, sus principales lugartenientes se iban a reunir en persona, por lo que se lanzó la operación Gothic Serpent. La misión consistía en asaltar el edificio donde se iban a reunir los hombres de Aidid, capturarlos, meterlos en camionetas, y largarse a toda leche antes de que nadie se diese cuenta.

Si todo iba según el plan, todo habría acabado en una hora. Sin embargo, después de que un helicóptero Black Hawk fuese derribado, se produjo una reacción en cadena de acontecimientos que transformaron la operación en un batalla a través de calles ocupadas por enemigos durante dos días, dejando 18 muertos americanos, docenas de heridos y cientos de militantes somalíes muertos.

Hooten hace tiempo que colgó su uniforme, sin embargo, en cierta manera todavía sirve: Trabaja como farmacéutico con el Departamento de Asuntos Veteranos (Department of Veterans Affairs) con el fin de “ayudar a la clase de gente con la que trabajé en el ejército durante más de 20 años”, como él mismo dice.

Tras alistarse en el ejército en 1980 y servir con el 5th Special Forces Group, Hooten entró en la Delta Force en 1987, donde permaneció hasta retirarse como Master Sergeant en 2001. Durante su carrera, sirvió por todo el mundo, realizando operaciones de anti-narcoterrorismo en América del Sur y Central, hasta misiones en el Líbano, Jordan o los Balcanes.

En la actualidad, mientras no está trabajando en Asuntos Veteranos, prepara y vende sus propios cigarros a través de Hooten Young, una compañía que lanzó con su amigo Tim Young. Recientemente anunciaron un whiskey envejecido de 12 años que han preparado especialmente para maridar con sus cigarros.

Norm Hooten, Master sargeant retirado del U.S. Army.

“Decidimos crear nuestro propio whiskey porque queríamos algo que fuese bien con cigarros”, contaba Hooten a Task & Purpose. “No encontrábamos mucha cosa que acompañase nuestros cigarros, así que decidimos hacerlo nosotros”.

Recientemente, Task & Purpose tuvo la oportunidad de hablar con Hooten, quien viene a ser la versión militar de la persona viva más interesante. Tras una carrera militar histórica que se extendió por dos décadas y varios continentes que le vieron participar en algunas de las operaciones de combate más intensas de los 90, ahora dedica su retiro a ayudar a otros veteranos y fumar cigarros de su propia marca acompañándolos de sorbos de su propio whiskey.

Así que, decidimos bombardear a Hooten con el tipo de preguntas que solo un veterano haría.

La siguiente entrevista ha sido ligeramente editada por motivos de claridad y estilo.

Task & Purpose: Bueno, imagino que no puedes o no quieres entrar en detalles sobre lo que hiciste en la Delta Force, ¿pero puedes contarnos como es servir en esa comunidad? ¿Cuáles son las cosas que nadie sabe o se da cuenta sobre Delta?

Norm Hooten: Lo que me viene a la memoria, cuando era un joven que se planteaba entrar en Delta, ya sabes, pensaba “Voy a estar con un montón de tíos que parecerán recién salidos de la NFL, van a ser super atletas, y eso es lo que los diferencia del resto”.

Pero llegué allí y ciertamente eran especímenes de buen físico, pero lo que realmente los diferenciaba del resto, y creo ese fue el mayor ajuste que tuve que hacer cuando estaba allí, era la ética de trabajo que tenían y el ritmo con el que operaban.

Cuando estabas en una unidad normal del Army por aquel entonces, podías irte desplegado, volver a casa y tener un poco de tiempo antes del siguiente. Podías relajarte un poco. (Con Delta) no hubo nunca, nunca, en los 15 años que pasé en la unidad, un solo día que no fuese a asa sin asegurarme que mi gear estaba listo y preparado, que mis armas estaban listas para usar, porque en cualquier momento nos podrían llamar.

Así que era el estrés de lo que llamábamos “la cuerda corta” todo el tiempo, tenías que estar listo: Lo que significa que tenías que estar en forma todo el tiempo; que tus habilidad de tirador tenían que estar afinadas, que todas tus tácticas debían de estar en orden, y nunca podías bajar la guardia. Eso es lo que, pienso, los separa de cualquier otra unidad con la que he trabajado.

Y ahora, se que hay gente por ahí que dice “bueno, soy tan bueno como los Delta Force” pero déjame decirte, he trabajado con todos ellos y nadie mantiene el ritmo de vida que lleva esta gente. Nadie.

Norm Hooten en la fila delantera, a la derecha, tras completar la selección Delta Force.

T&P: Personalmente, ¿Cómo equilibrabas ese estrés y tiempo de operación?

Hoot: Ya sabes, realmente trabajé duro para llegar allí, y estaba muy orgulloso de la gente con la que trabajé. Quería a esos hombres y no quería decepcionarlos nunca, así que cada día de mi vida, tenía que centrarme en lo que podía hacer para asegurarme de nunca ser la persona que los decepcionase.

Cuando llegué allí, estaba soltero, así que no tenía la carga de una mujer e hijos. Muchos de estos muchachos tenían familias, y cuando te marchas 300 días al año, y cuando estás en casa nunca estás realmente en casa, porque estás entrenando.

Es muy difícil para las familias, así que pienso que fue beneficioso para mí ser soltero durante mis primeros ocho años allí, simplemente me adapté. Tenía buenos mandos, que venían ya de Vietnam y me enseñaron cómo administrar mi vida, y creo que el truco es: no dejes que las cosas se te adelanten, porque entonces siempre estarás intentando ponerte al día. Tienes que adelantarte a lo siguiente que vendrá.

T&P: Vale, así que trabajas en el campo médico como farmacéutico. ¿Qué te llevó a la sanidad?

Hoot: Después de salir del Army, trabajé con los Air Marshals un tiempo, pero luego uno de mis trabajos como civil fue trabajar como director adjunto Centro de Entrenamiento de Operaciones Especiales King Abdullah (el acrónimo es KASOTC), ubicado en Amán, Jordania. Es un centro financiado y operado conjuntamente por Jordania y los Estados Unidos.

Podía encogerme de hombros y que eso me desanimase, o podría intentar hacer mi parte para ayudar.

Mi trabajo allí era encargarme del personal, así que contraté a un par de soldados americanos retirados para venir aquí y cubrir puestos en el centro. También nos encargábamos de contratistas. Antes de ir a Iraq, se entrenaban aquí, se les suministraba material, y este era un punto de partida a Iraq o Afganistán.

Me di cuenta de que había una tendencia preocupante, que era el aumento de la adicción a opiáceos entre los rangos de operaciones especiales. Todos habían sido heridos (muchos en combate) y se les habían recetado opioides para dolor auténtico, pero seguían consumiéndolos tiempo después de que el dolor original hubiese pasado porque se volvían dependientes de la medicación para lograr llevar un día normal.

Tenía amigos que murieron de sobredosis o de suicidios relacionados con esas drogas, así que tenía una elección: Podía encogerme de hombros y que eso me desanimase, o podría intentar hacer mi parte para ayudar.

Y mi parte fue matricularme en la escuela de farmacia, aprender todo lo que pudiese sobre el problema, y posicionarme en Asuntos Veteranos en un punto desde el que pudiera ayudar al tipo de gente con la que trabajé en el ejército durante más 20 años.

T&P: Cambiando de tema, te voy a lanzar algunas preguntas rápidas que solo un veterano preguntaría, empezando con: ¿Qué es lo más estúpido que hiciste como soldado raso?

Hoot: Oh, a ver. La cosa más estúpida que hice como soldado fue mientras estaba de guardia. Creo que ya ha prescrito, pero estaba contestando llamadas telefónicas una noche y decidí que iba a llevarme el jeep del comandante a dar una vuelta con un colega. No diré su nombre, pero acabó como Command sergeant Major del 5th Special Forces Group años después, aunque por aquel entonces éramos ambos soldados rasos.

Acabamos volcando el jeep en uno de los caminos en Fort Bragg y nos llevó toda la noche darle la vuelta.

Norm Hooten, izquierda.

T&P: Se desata el apocalipsis zombie. ¿Qué es lo primero que haces?

Hoot: 10000 cartuchos de green tip y un M4 con óptica infrarroja.

T&P: Wow, tenías la respuesta preparada. Ok, completa la frase: no deberías entrar en el ejército si…

Hoot: … no te gusta levantarte temprano por las mañanas o usar retretes portátiles.

T&P: ¿Cuál es tu película bélica favorita, y por qué?

Hoot: Es una serie: Hermanos de Sangre (Band of Brothers). Creo que captura todo lo que puedes esperar llegar a ser como soldado. Es más sobre los aspectos de liderazgo de esas personas y las cosas por las que pasaron, pero cada vez que veo la serie aprendo más de ella.
Creo que cualquier soldado que aspire a ser un líder debería verla. Pero si tuviese que elegir una película, seguramente sería Salvar al soldado Ryan por las mismas razones.

T&P: ¿Cuál es tu ración militar preferida?

Hoot: Solíamos llamarla “huevos verdes y jamón”, pero se llamaba, creo, tortilla con queso. Realmente era una comida horrible, pero venía con todo porque tenía la mayor cantidad de calorías. No se qué tendrán ahora. Seguramente están comiendo cosas en plan, langosta termidor o algo así, están muy mimados hoy en día (risas).

Estoy seguro de que no están consentidos, pero la tortilla es buena porque tienes todas las demás cosas que la acompañan.

T&P: ¿Alguna vez echas de menos estar desplegado?

Hoot: Echo de menos a los chicos. No echo de menos estar desplegado, pero echo de menos la camaradería de los despliegues. No echo de menos el dolor de pies. No echo de menos el catre. No hecho de menos las cajas Conex. No echo de menos los sacos de arena. No echo de menos las moscas. No echo de menos nada de eso. Pero sí echo de menos a la gente.

T&P:  Si, ese suele ser el sentimiento habitual, ¿verdad? Echar de menos a los chicos con los que estabas, pero no toda la mierda.

Hoot: Si, mejor ellos que yo (risas), pero cualquier cosa que pueda hacer para apoyarlos desde aquí con cigarros y whiskey yo me apunto, pero no quiero volver y vivir de nuevo en el sandbox.

En serio, creo que este hombre se ha ganado con honores su retiro.

T&P: Es justo. Ahora, si pudieses volver al pasado y hablar contigo en el punto de reclutamiento, ¿Qué te dirías?

Hoot: Hazlo todo otra vez, tío. Te lo digo, no echo la vista atrás con arrepentimiento a nada de mi carrera. Creo que fui bendecido y tuve suerte en cada etapa del camino. No podría haber pedido una mejor experiencia que la que tuve en el Army.

No cambiaría nada.

T&P: ¿Cuál fue tu experiencia más aterradora en el ejército?

Hoot: Oh tío, tuve muchas de ellas. Creo que, si tuviese que elegir solo una, tuve una apertura simultáneo de los paracaídas principal y reserva en mi último salto en el ejército.

Recuerdo pensar mientras ocurría; estaba estaba ya marchando del Army y uno de mis colegas viene y me dice “ey, hoy saltamos, así que vienes con nosotros” y yo le dije “ey, si ya me estoy marchando tío” y me contesta “No, un salto más” y básicamente me llevaron por la fuerza, me metieron en un coche y me condujeron hasta la zona de salto, todo el mundo estaba ya en el avión y a mí me inspeccionaron muy rápido, entré en el avión, salté y tuve mi único fallo en un salto de paracaídas y fue uno de los peores que se puede tener, que es cuando el principal y el de reserva salen al mismo tiempo, y lo que ocurre es que hay muchas posibilidades que ambos se enreden, y entonces no tienes paracaídas.

Por suerte, salí airoso de ello, pero en aquel momento pensaba “¿No es así como ocurre? Tu último salto”, y mientras ocurría los pensamientos que pasaban por mi cabeza eran “qué irónico: en tu último salto finalmente tienes una avería”.

T&P: Si, suena aterrador.

Hoot: Realmente no tienes tiempo para pensar que da miedo, pero cuando llegas al suelo piensas “amigo, menuda suerte haber salido de esta”. He tenido muchas otras cosas, pero posiblemente ese es el que más destaca.

T&P: ¿Cuál ha sido tu momento militar del que estás más orgulloso?

Hoot: Mi mayor orgullo militar ciertamente sería pasar la selección Delta Force. Ya me entiendes, cuando trabajas tan duro para algo y te aceptan, en esa unidad, te das cuenta de que viene con un montón de responsabilidad, pero estar sentado frente a la mesa del comandante después de todo el duro proceso de selección y que te miren y te digan “Bienvenido a la Delta Force” fue un momento muy poderoso para mí cuando era joven.

T&P: ¿Qué es lo que siempre hay que recordar en un tiroteo?

Hoot: No pierdas la cabeza. Nunca es tan bueno como parece y nunca es tan malo como parece, pero no pierdas la cabeza y siempre habrá una salida.
Eso es lo más importante: Mantén la cabeza, no entres en pánico. Nunca entres en pánico, es lo peor que puedes hacer.

 

Fuente original: Task & Purpose.

Invítanos a una birra!

Si te gusta lo que hacemos en Mundo Airsofter, puedes hacer una donación para ayudarnos a seguir creando contenido. Muchas gracias!

 

Deja un comentario!