BCM Gunfighter History: Kyle Defoor

Devgru Sopmod

Esta tercera entrada de nuestras traducciones de la BCM Gunfighter History (mi favorita por razones obvias), el antiguo DevGru Kyle Defoor nos habla de cuando recibieron el M4A1 y cómo fue evolucionando. Una lectura interesante.

Ocurrió alrededor de 1994.

Finalmente recibimos autorización para utilizar una carabina en CQB (combate en espacios cerrados) versus el H&K MP5 con el que habíamos trabajado exclusivamente hasta este momento. El MP5 había sido el arma elegida para CQB por los SAS británicos, y tanto las Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF) del Army como del Navy (Ejército de tierra y Marina) estaban fuertemente influenciadas por como los británicos llevaban a cabo sus operaciones. Pero tras estudiar el desempeño en el campo, desde las operaciones especiales en Vietnam hasta el rescate de rehenes en Princess Gate (NdT: la operación Nimrod), los que toman las decisiones en Estados Unidos se dieron cuenta de que un calibre de rifle era necesario, incluso a distancias CQB dentro de habitaciones.

De manera simple, un arma apoyada en el hombro disparando munición de calibre de pistola no se tenía en gran estima, y nadie tenía la confianza para llevarla a una misión real. Con este fin, durante la operación Just Cause (Panamá) y Gothic Serpent (Somalia), tanto La Unidad (Delta Force) como El Comando (SOCOM) se desplegaron con CAR-15 altamente modificados. Las experiencias allí cementaron la utilidad y letalidad de lo que se convertiría en una de las armas de asalto más efectivas de todos los tiempos.

Recuerdo cuando me entregaron mi M4, con mucha claridad. Nuestras “nuevas” carabinas no tenían tanto de nuevas en el interior, pero contaban con varias modificaciones innovadoras que mejorarían la letalidad del arma sobre los CAR-15 que habíamos estado utilizando hasta ese momento.

Una de las cosas que la mayoría de los compañeros hacía, era coger una sierra y cortar el asa desmontable para crear un alza trasera a prueba de bombas. Esto dejaba sitio para las monturas de red dot literalmente nuevas que se acoplaban directamente a los railes 1913 del cuerpo superior. Uno de los nada brillantes efectos secundarios tener una carabina con asa fija era que las ópticas tenían que montarse sobre ella, haciendo que el tirador apoyase la barbilla en la culata en lugar de un apoyo firme de la mejilla. Montar ópticas de esta manera también hacía que las alzas de hierro fuesen inútiles porque estaban obstruidas por la montura de la óptica. (Todavía me río de que las compañías sigan fabricando copias de las alzas que “inventamos” al cortar las asas).

Los guardamanos de plástico fueron reemplazados por un sistema de raíl Picatinny 1913 de 7 pulgadas fabricado por Knights Armament Company. Los raíles 1913 permitían acoplar linternas y láseres AN/PEQ-2 sin abrazaderas de manguera, alambre de seguridad o cinta americana. El sistema de raíl también nos permitía instalar un grip vertical de Knights Armament a la carabina, similar al de los MP5K con los que habíamos entrenado durante muchos años antes. De lo que también nos dimos cuenta es de que el uso de un grip vertical en un raíl de 7 pulgadas hacía que fuese mucho más fácil para el tirador manipular su linterna o el láser del PEQ2.

No sería hasta años más tarde, con los HK416 de guardamanos de 9 pulgadas que los chicos podrían empezar a salir sin grips verticales porque las dos pulgadas extra en el guardamanos creaban suficiente espacio para que el láser y la linterna pudieran ser activados sin ninguna contorsión antinatural de los brazos o manos.

Por último, Knights también hizo las bocachas que aceptaban los primeros silenciadores de desmontaje rápido exitosos de la historia. A pesar de que estos silenciadores añadían varios centímetros a nuestros M4’s de 14.5 pulgadas, los llevábamos el 100% del tiempo, por la ventaja que nos daban términos de enmascarar el sonido y el fogonazo.

Aún así, tendría que pasar otro año antes de que nos entregasen las primeras Surefire 6P en monturas A.R.M.S. y Aimpoint Comp M2 (*) acompañado de una montura A.R.M.S. o Wilcox, dependiendo de dónde trabajases. Fue en este punto, cuando por fin teníamos un arma para hacerlo todo.

*Nota del traductor: En realidad sería el Aimpoint Comp M, el modelo M2 es posterior a la fecha.

No mucho más tarde, fuimos deplegados en Sarajevo (NdT: 1997 – 98), atrapando criminales de guerra y llevándolos a La Haya para juicio. Con unas docenas de misiones en nuestros cinturones, empezamos a poner el ojo en una versión corta del arma, específicamente motivado por nuestro constante uso de supresores que hacían los M4 difíciles de manejar en las misiones de baja visibilidad y CQB que se nos encargaban.

KAC Grip

Cuando volvimos, empezamos a trabajar con Crane y el Shorty M4 (M4 corto), como lo llamaban los chicos del SOCOM, nació.

  • Cañón de 10.3″ con giro de 1:7.
  • Sistema de gases tamaño carabina.
  • Buffer mejorado.
  • Knights Armament RIS (7″)
  • Alza delantera original.
  • Asa de transporte cortada.
  • Grip vertical Knights Armament.
  • Aimpoint Comp M.
  • Montura Wilcox para aimpoint.
  • Linterna Surefire 6P con montura Wilcox.
  • Culata SOPMOD.
  • Correa de 2 puntos Boonie Packer 2 Point Adjustable Sling (¿quién más se acuerda de ella?)

Esta es el arma que ambas unidades Tier 1 llevaron originalmente a la guerra antes del HK416. Fue el primer arma con calibre de rifle de dotación que funcionaba bien en misiones tipo comando. Compacto, ligero, fácil de llevar en vehículos, fácil de saltar con ella, y en general una mejor arma para CQB que nuestro principal objetivo.

Esta configuración ha matado a una tonelada de tíos malos.

En mi opinión, esta es el arma que ganó la guerra. Es lo que teníamos cuando descubrimos cómo hacer asaltos, emboscadas, reconocimiento y todo lo demás que teníamos que hacer en Afganistán.

¿Exceso de gases? Sí. ¿Necesita más lubricación que el típico M4? Sí. ¿Un asco porque se ensució y disparas con silenciador? Doble sí. Pero nada es perfecto.

Los filtros IR en nuestras linternas necesitaban cinta americana para mantenerse en el sitio en nuestras luces 6P y los silenciadores QD necesitaban cinta americana para permanecer acoplados al cañón. En nuestros Aimpoints, teníamos que poner cinta hasta en los selectores On/Off para evitar que se cayesen. Nos quedamos sin protectores de boca y teníamos que poner cinta en las bocachas para evitar que entrase polvo durante nuestras operaciones en helicóptero. Y la lista sigue, pero la pondría por encima de cualquier otra arma moderna siempre que esté en las manos adecuadas. Esta carabina funcionaba mojada, funcionaba en la arena, funcionaba en el barro, funcionaba en altitud y disparaba más allá de 180 metros sin problema.

Esta no era el arma de un soldado del Army. No era el rifle de un Marine. Era el arma de un soldado de asalto, punto.

Deja un comentario!