PayPal Nunca Máis

Paypal Nunca Mais

Hoy os voy a contar la “agonía” que me tocó pasar porque acepté que me pagasen un artículo a través de Paypal. No sabía donde me metía…

Como en todas mis ventas intenté mantener una conversación fluida con el comprador, al que llamaremos Antonio. Respondí a sus cuestiones, envié fotos con buena calidad y enlacé una review listando las compatibilidades del artículo. Esto último es bastante importante. Se trataba de un guardamanos para marcadoras M4 convencionales y que tuvieran un barrel nut clásico.

Convenimos un precio de 50€: 40€ de artículo y 10€ de envío. Además sería yo quien se haría cargo de cubrir las tasas de PayPal.
Recibo entonces en mi cuenta unos 47€ tras el cobro de dichas tasas, y contrato el servicio de mensajería. Me quedan 37€.

El suplicio comienza una semana después, cuando recibo un mensaje diciéndome no le sirve. Resulta que Antonio, lejos de tener un M4 convencional, posee un M4 SOPMOD de Tokyo Marui y aunque se asemeja a una AEG las piezas son completamente diferentes. Así que en su desconocimiento Antonio ha comprado el guardamanos con la intención de instalarlo en uno de los poquísimos modelos con el que es incompatible.

El comprador abre una disputa alegando “producto muy distinto al descrito”, y a pesar de que esa alegación es falsa, no importó mucho. Como ya había retirado el dinero, tras la disputa mi cuenta pasa a números rojos: -47€.

Hablamos de una posible devolución. Como el pago fueron 40€ + envío, le ofrezco un reembolso parcial de esos 40€. Pero eso no le convence, dice que pagó 50€ y quiere recuperar 50€. Que utilizará el servicio de devoluciones de Paypal: reintegro total y gastos de devolución gratuitos.

Antonio, que se ha equivocado porque compró sin informarse, decide devolver el guardamanos y Paypal no solo le reintegra el dinero si no que además le paga los costes de envío. ¡Cómo mola Paypal! Cómo mola cuando eres el comprador, el vendedor que se joda.

Spider Meme 2

Como no me parece lógico, realizo la primera llamada telefónica a PayPal. Tras explicarles todo el asunto me dicen que soy yo quien tiene razón, que escale a reclamación y sin duda ganaré el caso. Pero Antonio no está nada contento con eso. Me dice que ya ha entendido porqué le ofrecía una devolución de 40€, y que la habría aceptado de no haber escalado. Como me preocupa que el comprador quede contento le digo que seguiré ofreciéndole la devolución parcial si gano la reclamación.

PayPal le da la razón a Antonio, quien recibirá un reembolso completo. Como no estoy satisfecho con la resolución contacto con ellos.
Me explican que le corresponde ese reembolso porque la reclamación se abrió como “objeto muy diferente al descrito”, obviando totalmente el hecho de que eso sea mentira.

Resulta especialmente sangrante porque las ocasiones en las que reclamé como comprador casos de “objeto muy diferente al descrito” (que además eran verdad) PayPal solo me dio la razón en uno de ellos y recibí una devolución parcial inferior a los gastos de envío.

A pesar de mis quejas, explicaciones y comentarios los agentes de PayPal se desentienden y pasan a responderme con respuestas tipo. “En PayPal nos preocupamos por ti”.

spider meme

Una falsa esperanza

Antonio envía el guardamanos, que no da llegado. Llamo una vez más a PayPal para que me resuelvan mis dudas. Me dicen que cuando el objeto es el descrito PayPal debería posicionarse a favor del vendedor. Pero que no saben porqué se resolvió a favor del comprador, que ellos no tenían nota de nada y seguramente Antonio habló por teléfono con PayPal Portugal (Antonio es portugués). Me piden que vuelva a llamar una semana después, porque habrá pasado el plazo de recepción.

Así lo hago y ellos dan el guardamanos por extraviado, liberando el dinero. Mi cuenta vuelve a estar en 0€ y yo un poco más aliviado. Preparándome para todas las contingencias les pregunto qué pasaría si acabo recibiendo el artículo. Me dicen que eso ya sería problema de Antonio. Sería estupendo que la historia acabase aquí, pero por desgracia sigue.

La reclamación contraataca

En un inesperado giro de guión, me llega un aviso de Correos. En un principio valoré dejar el paquete abandonado en la oficina. Al final lo recogí por miedo a quedarme sin dinero y sin guardamanos, que los caminos de PayPal son inescrutables. En llamadas posteriores me confirmaron así habría sido de haberlo abandonado.

Aunque algunos compañeros vean una suerte de castigo kármico a Antonio por su cabezonería y mentiras, a mi no me resulta un desenlace justo pues no me gustaría estar en su lugar.

Así que tras hablar nuevamente con Antonio le cuento que intentaré venderlo y enviarle el dinero que obtenga. Casualmente poco después me llega un correo de PayPal en el que me indican que he recibido el artículo a devolver, y que le reembolse 50€ a Antonio. “Eso ya sería problema del comprador”, la atención de PayPal siempre certera.

PayPal me pide que envíe 50€, cuando el dinero que recibí fueron 47€ (-3€ de tasas).

Spider meme 3

Toca llamar una vez más. De nuevo navegar por el menú del robot, introducir código de seguridad y decirle mi nombre completo a varias personas. Quien me atiende esta vez comenta que no puede ser que me dijeran lo que me dijeron en llamadas anteriores, si acabo recibiendo tengo que re-devolver el dinero. Que no me preocupe, que el dinero que me retirarían serían 47€, no tendría que repagar las tasas.

Me dicen que la situación no es justa, pero que esas son las condiciones de PayPal. Y que lo que puedo hacer es hablar con Antonio, para que él les diga que acepta un reintegro parcial, pero si no lo acepta pues será íntegro. Antonio dice que no va a hablar con PayPal, que si eso le llamen ellos. Y es que pudiendo recuperar 50€ ¿quién iba a aceptar 40?

El retorno del importe

Al ir a realizar una compra me sale un error de saldo negativo: -50€. Al final da igual lo que me digan por teléfono, que hacen lo que les da la gana. Cobro 47€ y tengo que devolver 50, maravilloso.

Toca llamar nuevamente. Repetir todos los pasos para que el robot del call center me dirija a reclamaciones y explicar el problema. Me dicen que ha sido un fallo del sistema, que ocurre ocasionalmente con las devoluciones y lo solventan.

Aprovecho para pedirles explicaciones nuevamente, y esta vez la respuesta tiene mucho más sentido. Me explican que todos los compradores tienen derecho a devolución, al margen de las reclamaciones. Si hubieran empezado por ahí, me habrían ahorrado muchos cabreos. La verdad no me parece nada justo que como vendedor particular tenga que cubrir un servicio propio de una tienda. Pero bueno, por eso hay que leerse los “Términos y condiciones de uso” niños y niñas.

La conclusión es que he perdido 10€ porque Antonio compra sin saber las compatibilidades de su marcadora. Que estoy pagando tasas a PayPal y a cambio no recibo ningún tipo de protección. Y que si alguien me vuelve a pedir pagar por PayPal lo mínimo será que se encargue él de contratar y pagar el servicio de mensajería.