El buen airsoft empieza por uno mismo

GOST Pontevedra postpartidaHace varios años, en 2013, los compañeros de Recios organizaban una partida con unas misiones interesantes. Ya por aquel entonces encontrar una partida con guión era poco frecuente. Y en esta nos ocurrió una anécdota digna de contar.

Nuestro bando guerrillero competía con otros 3 para recuperar cajas de suministros, así como garrafas de agua que había que llenar en una fuente del territorio enemigo. A lo anterior había que sumarle el bando de la ONU que duplicaba en número a los guerrilleros (por separado) y tenía por objetivo eliminar a sus líderes y evitar que cumpliesen sus objetivos.

En GOST Pontevedra viendo las misiones lo teníamos claro: recuperar los suministros evitando el contacto y protegiendo al líder.
“Perfecto, una partida Greenside de manual” pensamos.  Y como nos encantan los Navy SEAL old school nos apuntamos sin dudarlo.

Empezada la partida me tocó ser el líder de mi bando (éramos 4 GOST y 4 freelances). Si ya por el tipo de misión y confiar solo en mi pistola P226 no esperaba mucha acción, convertirme en diana móvil me garantizaba que esa partida la iba a pasar ocultándome. Para evitar que mi muerte fuese un 2×1, actuaría como una suerte de VIP mientras Roland cantaba las órdenes en su rol de Team Leader. Asignamos los binomios, explicamos el plan y… no fue de mucho agrado. Uno de los freelances al que le daremos el alias de Pistolo proponía llevarse al resto de los freelances formando un “escuadrón de asalto”. Era un jugador de airsoft primerizo, y supongo que todavía estaba en la etapa mata-mata del hobby. Decidimos hacer oídos sordos y al ponernos en marcha el resto del bando nos siguió.Garrafa Bezoya sopmod

Demos ahora un salto temporal. Tras una caminata por el monte habíamos encontrado varios objetivos y llevamos los que nos era posible a nuestra base, listos para volver a por el resto. Fue entonces cuando nos encontramos con un tiroteo entre la ONU y otro clan guerrillero. Centrados en eliminarse el uno al otro ningún bando nos había detectado, así que nos ocultamos entre los matorrales en un lateral del camino. Allí agachados exponemos el plan de dejar que los rivales se marchen y volver a por los suministros que teníamos ya localizados. De cara a los objetivos de la partida no teníamos absolutamente nada que ganar empezando un tiroteo a tres bandas, y yo podía ser eliminado por la ONU.

Es entonces cuando Pistolo deja claras sus intenciones:

“¿Qué somos, leones o huevones? Yo he venido aquí a hablar de mi libro disparar.”

Acto seguido comienza el fuego por parte de varios integrantes de nuestro bando descubriendo la posición en el proceso. Uno de los freelance cruza al margen opuesto del camino mientras otros realizan fuego de cobertura. Dando por agotada cualquier posibilidad de raciocinio y viendo que es el siguiente Roland se decide a cruzar. Y es en el preciso momento en que se levanta cuando recibe un disparo en la cabeza por parte de Pistolo. ¿Mala suerte o acto de rebeldía en un intento de librarse de nuestros “aburridos” planes de juego?

Spiderman boxes

En vista de la certera aniquilación que le esperaba a mi bando escapé del área de conflicto y me escondí esperando a que mis compañeros GOST volviesen del respawn. Al resto de freelances no volvimos a verlos hasta el final de la partida.
Es curioso como un jugador con tan poco interés en cumplir unos objetivos porque quería eliminar gente luego insistía en que hiciéramos trampas (llenar las garrafas en un riachuelo de nuestra base en vez de usar las fuentes especificadas por las normas) para anotar más puntos y ganar la partida.

Obviamente ni lo hicimos ni ganamos. Creo que nuestro bando quedó segundo, no lo recuerdo bien y tampoco importa. Lo importante es que los GOST volvimos a casa muy satisfechos con el evento. Habíamos elaborado un plan de partida Greenside acorde a nuestros objetivos y lo ejecutamos con buen resultado: evadiendo a oponentes, recuperando suministros sin ser vistos y manteniendo al líder con vida.

La lección a la que quiero llegar con esta historia es: No seas Pistolo.

El buen airsoft empieza por uno mismo. Cada jugador busca la diversión a su manera, elige la partida que te ofrezca el enfoque del hobby que te satisfaga. Se selecto con lo que juegas. Porque con demasiada frecuencia la gente se apunta a todo:

-Partidas ilegales o de campos negocio con prácticas censurables “porque no hay otra cosa”.
-Partidas con guión o normas especiales que no se molestan en leer.
-Partidas de rol en las que disparan a todo lo que se mueve.

No seas como PistoloPartidas en general para las que no están preparados física y/o mentalmente. Cuando se apunta a una partida con guión alguien que solo quiere pegar unos tiros sin complicarse, está ocupando una plaza que podría aprovechar un jugador que disfruta de esos extras y tendrá un mayor compromiso con el evento. Cada uno es un engranaje en la maquinaria que hace una buena partida y una buena experiencia de juego.

Entiende que aunque seas un jugador independiente sin club, al empezar el juego formas parte de un bando. Que tiene que trabajar en equipo para la consecución de una serie de objetivos que pueden ir desde defender una base en una pachanga a la captura y sabotaje de una plataforma de misiles en partidas más elaboradas.

Tu forma de jugar influye en la experiencia de juego que reciben los demás. Siempre habrá pachangas mata-mata porque son simples, baratas y fáciles de organizar. En cambio los que buscamos “algo más” en el airsoft cada vez lo tenemos más difícil para encontrar una partida con un buen guión y misiones elaboradas. Si no estás dispuesto a cumplir lo que se espera en esas partidas no te apuntes, busca otra.

Hay una errónea tendencia a pensar que uno tiene derecho a apuntarse a las partidas sin que se les deban exigir requisitos. Como cuando se plantean partidas con equipaciones reales y siempre se queja alguno que lo ve elitista porque no todos pueden permitírselo. Me imagino a esa misma gente diciéndole al organizador de un triatlón que quite la parte de ciclismo porque no puede comprarse una bici.

Spiderman 60s

Una partida de airsoft no es como ponerse un videojuego del género preferido para divertimento monopersonal. Pistolo pertenece al arquetipo Call of Duty: jugadores individualistas preocupados de su ratio bajas/muerte y conteo de eliminaciones como si fuesen a recibir una medalla en la vida real. El tipo de jugador que usan la frase “casi no disparé” como crítica negativa a una partida.
Es ese arquetipo el que luego sube a Youtube vídeos que son un recopilatorio de eliminaciones con puntuaciones, mensajes hit-hit-hit e imitaciones de la interfaz del Call of Duty.

Son vídeos que encuentro especialmente aburridos porque no me cuentan de que iba la partida o como transcurrió, carecen totalmente de contexto, interés o capacidad de inmersión. Pero son estos vídeos precisamente los que triunfan, los que visualiza gente que se plantea entrar en el hobby y luego muchos tratan de imitar. Y así nos sumergimos en una espiral que lleva a un airsoft cada vez más dinámico, rápido y tirabolero que nos acaba convirtiendo en un paintball de competición, pero sin pintura.