Postpartida Campo do Lobo

Campo do LoboDomingo, día de partida, y por lo tanto, día de análisis postpartida.

El campo, como se ve en el logo es un campo de paintball, con lo que las distancias cortas y medias eran lo que primaban. El escenario estaba ciertamente conseguido, con múltiples edificios como banco, carcel, un helicoptero y un avión derribado hechos de madera, etc
Además, había varias zonas de campo, con lo que aún tenía cierto pateo (aunque sin llegar a la extensión de un campo habitual)

Comienzo de partida con el obligatorio paso de crono sin trampas ni escaqueos y a jugar. De la organización se encargaron los Free Wolf, quienes como de costumbre cumplieron.
Mata-mata mata de calentamiento, rescate de rehén, capturar la bandera y algún otro modo de juego fue lo que llevamos esta partida.

Al contrario que en la anterior, me han sobrado las trinchas (no hay término medio :D) y se jugaba perfectamente con dos real cap extra en el el bolsillo, que los viajes al respawn eran continuos.

Los problemas han sido los de siempre en una partida abierta, con un problema agudo de rafageueitors. Y es que las “ráfagas controladas de 3 tiros como muchísimo” acabaron muchas veces en full auto de 10. Como la que dejó sangrando a uno de mis compañeros…

Momento curioso en la partida, la gente que no quiere que se le dispare, ilustro.

Disparo a una jugadora y me responde con un grito de “Parar ya. No me disparéis” dando por hecho que está eliminada presto atención a su jugador de al lado a ver si está eliminado también. Y al momento la jugadora saca solo el G36 por una ventana (maximum libanesa) y rafagón, que (creo) casi se come un compañero que estaba a escasos centímetros. Al final le disparé y se dio por eliminada.

Hubo un modo de juego original que no había probado antes. Se distribuían unos pañuelos por el campo, y ambos equipos se tenían que hacer con ellos. Al morir dejabas todos los que portases en el sitio donde morías. Recuento final y el equipo en posesión de más pañuelos resultaba vencedor.

Pero de todas las partidas me quedo con la última. Vino gente de varios puntos de alrededor, que se fueron marchando a lo largo del día. Para el último juego no debíamos de quedar más de 10 jugadores por bando, de los 53 apuntados a la partida.

Esta partida final se jugaba en todo el campo, capturar la bandera simple. Al ser pocos ya no era una carnicería continua, y se podía jugar más relajadamente, con sus ataques y defensas.
Bien que atacamos y bien que defendieron los oponentes. Comiendo terreno poco a poco, la partida acabó cuando llegamos a las puertas de la fábrica donde estaba la bandera enemiga (que casi alcanza Pececillo trepando por el muro :D). Acabó en tablas con todo en las últimas: jugadores, bolas, gas y baterías.

En conclusión, un día muy satisfactorio.

Lo mejor:
-La partida final
-La organización
-Los terceros tiempos
-El buen rollo generalizado

Lo peor:
-No había mucho pié al sigilo
-O yo soy un infalible, o había inmortales. Si es lo primero, se puede arreglar a base de ir mejorando.