Postpartida Operación Egeo

Operación Egeo

Acabo de llegar de la partida “Operación Egeo” de los GEOT, voy a hacer el resumen y crítica pertinente antes de derrumbarme sobre el teclado.
Egeo, así se llamaba el barco que los hombres de Drake encontraron. Un barco lleno de extraños mapas y garabatos de difícil comprensión. Un barco carente de tripulación (y otras cosas que los shurmanos ya saben). Un barco que atracó en la isla, nuestra isla…

A las 6:00 empezamos a prepararnos, crono, vestimenta, lo típico. Se supone que empezábamos una hora antes que los invasores, pero es impredecible el tiempo que tardan en prepararse la gente, fuimos con el tiempo muy justo.
Buen briefing de Blacknife y empezamos!
Acompañados de la lluvia, comenzamos la caminata camino del campo, para ser emboscados muy rápidamente por un sniper y alguno más. Rápida reacción, y situación solventada con pocas bajas. Llegamos al cruce de  caminos y comienza la división de equipos, y el baile de conquista y captura de puestos de control.

De los roles de esta partida, uno destacó: Mecánico.
Los puteados del equipo, tenían que cargar con cascos de obra fosforescentes, martillo, y material para construir los puestos de control. Eso si, tras haber arriesgado la vida desactivando un campo de minas sin posibilidad de respawn.

Hablemos un poco de las normas especiales del juego:
Montar un puesto de control consistía en clavar 4 estacas para señalizar el respawn y colocar una caja que contenía un vial con la cepa de un virus.
Para capturar un puesto enemigo, un jugador equipado con un traje NBQ y mascarilla debía abrir la caja y cambiar el vial enemigo por el de su equipo.
El problema venía en conseguir el traje NBQ, peus había uno solo.

Misil: había un misil perdido por el bosque. El bando que lo llevase a su puesto de mando, podía lanzarlo sobre una cuadrícula del mapa, eliminando a todo jugador en ella.

Civiles: Llegada cierta hora, los invasores tenían que capturar civiles, y nosotros los isleños teníamos que impedirlo.

A la vista de las misiones mi crítica es la siguiente:
Bien por la organización que trató de hacer una partida dinámica y diversa al dotarlos de varios objetivos fuera de los tópicos. Fallaron los jugadores, que en general estábamos preparados para jugar un “mata-mata”. Y siendo tiquismiquis, los virus y misiles no encaja mucho con isleños y náufragos 😀

La partida en si fue entretenida, a destacar:

Épico ataque al “kilo” enemigo, donde caímos muchos, y el sanitario (Eloy) practicó la escapada “a rolos” o “croqueta style”.

También resultó bastante divertido que el binomio de ghillie estuviese en el bando de uniformidad negra en vez del bando de woodland. Solo caí una vez por fuego amigo (algo que me sorprendió gratamente) y varios enemigos dudaron al disparar, lo justo para ser eliminados.
Genial el estar a unos metros del respawn enemigo, eliminarlos sin que sepan de donde vienen los disparos, y ver como alguna vez realizaron fuego amigo.

Como queja de la partida, quizás la distribución de gente, muy concentrada en algunos puntos. Pasé varias horas habiendo disparado una única vez.

Acabó la partida con sorteo de premios (detallazo de Aquilonia), stand de Aquilonia (esto estaría mejor montarlo antes, para cuando la gente dice “¡Me dejé el portacargadores en casa!”) y despedida por mi parte.
Ahora mismo estarán el resto en la cena, una pena no haber podido ir. ¡Nos vemos en la Tiger Bay! Si no antes.

Dejo foto del ghillie, a la luz del sol no tiene los colores que me habría gustado…